Pinceladas sobre la erradicación de la pobreza y las desigualdades

Documento colaborativo escrito por: Clara Huesa, Jaume Sancho y Belén Torres

Erradicación de la pobreza y de las desigualdades

Desde 1993 se celebra el día internacional para la erradicación de la pobreza.  Tiene como objetivo visibilizar la pobreza que todavía encontramos en el mundo. Estos días nos recuerdan la situación precaria y la falta de acceso a una alimentación adecuada de millones de personas,  dos cuestiones estrechamente relacionadas. Especialmente la infancia es un grupo de alto riesgo, ya que la desnutrición afecta a su desarrollo físico y cognitivo adecuado, y es necesario que tomemos consciencia de ello. 

Detrás de cada niño y niña con desnutrición hay una familia que no tiene recursos y un sistema cultural que lo permite. Por tanto debemos saber cómo colaborar en la medida de lo posible aportando nuestro granito de arena de modo que llegue un día en el que se reduzca a la mínima expresión la palabra “pobreza”.  

Hablemos primero de pobreza… ¿de dónde viene y por qué cada vez hay más?

De la explotación y apropiación de los recursos de otros y de la adquisición de posiciones dominantes. Así se genera la pobreza. Curiosamente del mismo modo que se genera la riqueza, ups!

Históricamente, la mayor parte de los recursos obtenidos en los países del norte global (alimentación, materias primas, mano de obra, energía, minerales y tecnología) han procedido y proceden del sur global, solo hace falta echarle un vistazo a las etiquetas de los productos que compramos para poder darnos cuenta de ello. Pero, ¿y qué si vienen del sur? ¿Acaso no cobran por aquello que nos venden?

El sistema económico moderno ha optado por reducir las barreras a la producción y el comercio para favorecer el desarrollo. Esta desregulación se traduce en falta de protección en derechos humanos, dando vía libre a la explotación de personas y países. Las grandes industrias, propiedad de unos pocos, se sitúan en el sur, y han podido enriquecerse a expensas del empobrecimiento de otras personas, acumular dinero y aumentar desigualdades. 

La desigualdad y la pobreza son un problema  estructural, y a su vez son un anclaje más del sistema (capitalista), anclaje indispensable para hacerlo funcionar.

Entonces, ¿los países del norte son ricos y los del sur son pobres? No exactamente. La pobreza también reside en los “países ricos”.

Hablemos ahora de España 

En el estado español un quinto de la población en 2018 se encontraba bajo los umbrales de la pobreza. Es decir, un quinto de la población recibe un salario menor a 739€. A pesar de ser España la cuarta potencia económica europea en ese momento, era también el sexto país europeo más pobre (INE). Y ¿cómo puede ser esto?

Para entenderlo debemos conocer cómo se mide la pobreza de un país. Se considera pobre aquella persona cuya renta es un 60% menor de la media estatal. Por esta regla de tres, cuando más ricos son unos, aumenta la media de la renta estatal y más pobreza hay. 

Estos datos son anteriores a la pandemia mundial que nos azota, así que seguro que actualmente esta brecha es mayor.

En Valencia, sin ir más lejos, en el centro histórico, al lado del jardín botánico, en la calle, duermen 5 o 6 personas todas las noches. 

¿Qué podemos hacer nosotras? 

Nos han encantado las soluciones que aportan en pobrezacero.org, os las sintetizamos:

  • Informate y mantén una mirada crítica. Es importante conocer las causas del problema para poder aportar soluciones. 
  • Atrevete a crear y a soñar con modelos sociales distintos y alternativas. Acércate a la economía social y solidaria, a los grupos de consumo, a los bancos de tiempo, dibuja el mundo en el que te gustaría vivir y cuelgatelo en la pared. 
  • Acércate al consumo crítico y responsable: hablamos de precios justos, de solidaridad, de apoyo al producto local, de consumir menos y vivir más. 
  • Comparte, alquila, no acumules. 
  • Colabora con ongs y asociaciones, no sin antes informarte primero. Hay muchos modos de colaborar, con dinero, con tiempo, con especie…
  • Cuidate y cuida, ve a tu ritmo. En la sociedad en la que vivimos surgen ansiedades, debilidades y adicciones de estilos de vida basados en el consumo. Tu salud mental y la de las que te rodean es el mejor antídoto para una economía enferma. 

Si quieres saber más, te aconsejamos mucho esta lectura de Pobreza Zero, que explica de manera sintética y muy clara la problemática de las desigualdades y la pobreza. Además explica también las soluciones arriba sintetizadas. Te aconsejamos sobretodo la parte de ‘Contextualización’ y la de  ’¿Qué puede hacer una persona?

  • Compartir esta publicacion

Comentarios

Deja un comentario