El agua es vida

Agua, cuerpo y salud

Agua y seguridad alimentaria e1616419192947

El agua es un recurso esencial para la vida, por eso la falta de ella conlleva consecuencias irreversibles para los seres humanos, animales, plantas y entorno de nuestro planeta. Nuestro cuerpo esta compuesto por al menos un 50% de agua. Este porcentaje subirá o bajará dependiendo del estilo de vida que llevemos ya que cuanto más activas vivamos, más reservas acumularemos y menos propensas seremos a sufrir deshidratación.

El agua, es clave para nuestra salud física, pero también mental, ya que con la pérdida de tan solo un 10% del agua corporal podemos sufrir trastornos muy graves y con un 20% se considera que estariamos al borde de la muerte.

Nuestra provisión de agua no procede tan solo del agua que bebemos, sino también del agua que contienen los alimentos que nos comemos.

Agua y seguridad alimentaria

Agua y riego

En nuestro día a día podemos comprobar lo presente que está el agua en todos los momentos: higiene personal, alimentación, limpieza, etc. Aunque las personas usamos grandes cantidades de agua dulce y sabemos lo importante que és hacer un uso responsable, desconocemos que un 70% del agua dulce del planeta se destina al sector de la agricultura.

El agua de riego, o aguas azules, se utilizan para cultivar los alimentos que llegan a nuestra mesa. Gran parte de los alimentos que se producen a escala global, nunca llegan a comercializarse o a consumirse. 

El desperdicio alimentario 

El desperdicio alimentario se produce por una mala gestión en aspectos como: la recogida a tiempo de las frutas y verduras, el descarte de los alimentos que tienen imperfecciones estéticas, que los alimentos no cumplan el calibre establecido por los mercados o los alimentos que compramos y que acaban en la basura por una mala planificación.

Agua y desperdicio alimentario

Los cereales, las legumbres, las frutas y hortalizas suponen un 90% de la huella de agua que se pierde a causa del desperdicio alimentario.

Por tanto, una práctica de ahorro del agua seria evitar el desperdicio alimentario a través de una buena planificación de las compras en casa y en la recolección, además de dar salida al mercado de los alimentos que, aunque no cumplan canones estéticos, sean igual de nutritivos.

Las subida de la temperatura global también tiene un efecto directo en la producción de alimentos de origen animal, ya que al escasear el agua para hidratarse y refrescarse, los animales sufren un estres fisiológico que hace descender su producción de leche, carne y huevos. Del mismo modo aumentan las enfermedades estacionales y epidemias. Qué casualidad ¿no?

Agua y cambio climático

Agua y cambio climatico.1

En las últimas décadas la desertificación en las zonas áridas se ha incrementado notablemente. Las áreas áridas cubren actualmente casi la mitad de la superficie terrestre (46,2%), donde habitan más de 3.000 millones de personas.

Las causas han sido la expansión de las tierras de cultivo, las prácticas insostenibles de gestión de la tierra, el aumento de la población y del crecimiento económico.

La desertificación y el cambio climático, por separado y combinadas, reducirán los recursos  de las áreas áridas y su salud, así como pérdidas en biodiversidad. La falta de humedad provocará un aumento de los incendios forestales en estas áreas.

La desertificación unida al cambio climático y la escasez de agua es el caldo de cultivo ideal para la migración. Según el IPCC, las mujeres sufrirán un mayor impacto por la degradación medioambiental y especialmente en aquellas zonas donde dependan económicamente de la agricultura.

Consejos para  un uso eficiente del agua en el hogarConsejos ahorro del agua

El 3%del agua del planeta es dulce, y de este sólo un 1% es apto para el ser humano.

Los recursos de agua dulce disponibles por persona han disminuido en más del 20 por ciento en las últimas dos décadas a causa de la expansión de las tierras de cultivo, las prácticas insostenibles de gestión de la tierra, el aumento de la población y del crecimiento económico.

Muchas veces tenemos en nuestras manos reducir este desperdicio, por eso, os compartimos unos consejos e ideas para ponerlas en práctica en nuestras casas.

  • Consumir productos ecológicos: Los productos ecológicos tienen un tiempo de deterioramiento muy inferior a los convencionales, ya que la cantidad de agua que contienen es más reducida, lo que facilita que duren más tiempo en buenas condiciones.
  • Priorizar los alimentos de proximidad y variedades tradicionales: Consumir alimentos que originalmente no pertenecen al clima en el que habitamos altera la huella hidrológica y ecológica. Últimamente vivimos en el auge de la moda de frutas tropicales como el aguacate, que para poder cultivarse necesita un 30% más de agua que los cítricos.
  • Planificar tu menú y reducir los residuos orgánicos: Evitando los residuos, además de cuidar tu bolsillo, evitarás que también se desperdicie el agua que ha sido necesaria para cultivarlos en el campo.
  • Reducir el agua de la cisterna: Buceando en la web puedes encontrar muchísimos trucos para minimizar la despensa de agua cada vez que tiras de la cadena. Si quieres dar un paso más allá, puedes explorar la opción de los baños secos.
  • Ciclo del agua circular en las casas: Intenta aprovechar al máximo el ciclo del agua de tu casa. Existen dispositivos que puedes conectar, por ejemplo, para que el agua del lavabo termine en la cisterna del baño. Si además lo conectas para que al final del ciclo termine el agua en tu huerto (a través de un filtro verde y previo compromiso de no depositar productos químicos tóxicos en el agua) cerrarás el ciclo del agua en tu casa.
  • Ducha en vez de baño: Duchándote reduciras a la mitad tu gasto en agua. Puedes también tener un cubo en el baño donde dejar correr el agua hasta que salga caliente y aprovecharla para regar las plantas, lavar el piso, rellenar la cisterna del inhodoro etc.
  • Cierrar el grifo mientras te lavas los dientes: Un consejo clásico, pero todavía es necesario mencionarlo.
  • Aireadores de agua en los grifos: Los aireadores de agua son unos dispositivos que puedes encontrar en cualquier ferretería. Su funcion es mezclar el agua con el aire, reduciendo así hasta el 50% el consumo sin perder presión.
  • Aprovechar el agua de lluvia: Instalando un colector de agua de lluvia estratégicamente en tu casa puedes ahorrar muchísimos litros de agua.
  • Riego por goteo y por la noche o de buena mañana: El sistema de goteo para el riego se ha impuesto como la opción ideal para controlar la cantiad de agua que destinamos a plantas. Si además regamos a horas donde el calor del sol no es tan intenso la hidratación en la tierra permanecerá durante más tiempo.
  • Plantas autóctonas: Las plantas autóctonas ya estan adaptadas a nuestro clima y también a la cantidad de agua que les llega a través de las precipitaciones, por lo que los cuidados y el riego necesario se reduce considerablemente. Además són preciosas.
  • Si tienes plantas en macetas, ponles un platito debajo, ellas mismas absorberán el agua que precisen sin necesitar que estés pendiente.
  • Método mulching: El método del acolchado es un truco que nos sorprende que sea tan infrautilizado ya que los beneficios de hacerlo son enormes. El acolchado consiste en depositar una capa de restos de poda o césped para proteger el suelo de los rayos directos del sol. Esto mantiene la humedad del suelo, favorece la actividad microbiana y el ahorro de agua. En Valencia, además, tenemos el Banco de Paja de la Albufera, donde cada año puedes pedir paja para hacerte el acolchado en el huerto.
  • Reutilizar el agua para lavar frutas y verduras para las plantas del jardin.

¿Conoces más consejos? ¡Cuéntanos! 

Y recuerda, el agua es vida, cuidarla es responsabilidad de todas.

  • Compartir esta publicacion

Comentarios

    • Pau - 22/03/2021

      Excelentes consejos! En casa ponemos en práctica muchos de ellos, sobre todo el de recoger el agua fría de la ducha para luego tirar de la cadena y regar las plantas. En un clima como el de la región mediterránea no nos podemos permitir el lujo de desperdiciar ni una gota de agua (y menos el agua potable que nos llega a nuestras casas después de un sofisticado sistema de tratamiento y distribución). Cualquier idea que ayude a conseguirlo es bienvenida. Tal vez por nuestro ritmo de vida cortoplacista sumado con que llevamos unos cuantos años hidrológicos muy húmedos (en la Comunitat Valenciana), no recordamos que también debemos estar preparados para ciclos de sequías que, si se cumplen las previsiones de cambio climático, podrian ser muy duras. Gran artículo Clara!

      Responder a este comentario
      • clarahuesa - 07/04/2021

        ¡Muchas gracias Pau! Me ha gustado mucho leer tu comentario y el especialmente tu aportación en cuanto al cortoplacismo. Creo que es la clave para entender muchos de los problemas que padecemos hoy en dia y que no somos capaces de solucionar. También es verdad que cada vez somos más personas las que ,como tú, integran cambios en su vida que tienen un gran impacto positivo en nuestro entorno y nuestra sociedad. Entre todas lo podremos todo 🙂

        ¡Un abrazo Pau!

        Responder a este comentario

Deja un comentario